lunes, 31 de julio de 2017

Encruzilhadas, la mirada reflexiva de Mónica Oliveira


XABIER LIMIA DE GARDÓN.
ARTE ET ALIA.


Trae la artista nacida en Porto, capital hoy de la Galicia al sur del Minho, una propuesta escultórica elegante y sugerente a la par desde la reflexión ontológica personal. Es el suyo un decir plástico desde el hierro con pátina monocroma trabajado con radiales, soldaduras y láser, como señala Javier Blanco (Xavier Riomao, para o mundo da arte), profesor del Campus, curador de la exposición. Para esta primera muestra en Ourense, que llega dentro de ‘Estado Crítico3: 10Curador*s 10artistas’, proyecto del crítico y profesor Xosé Manuel Buxán, propone un diálogo plástico desde subyugantes piezas, ya en relieve, ya en bulto redondo, con dos líneas de pensamiento que abren su compás a un discurso en clave de simbolismo.


Los sobres que coloca en las paredes, evocan noticias, haciéndonos pensar en una casa habitada, domicilio para unas personas, morada para otras, remitiéndonos a una presencia humana relacional. Las novedades van, o llegan, se mueven desde la escritura en el papel de la tarjeta postal, apenas un pequeño espacio para decir, con mensajes escritos en los soportes, sonho / viagem, segredo / desvendado, dípticos sutiles como ráfagas-secuencias que se explican por oposición o como un continuum. En memorias  /cheguei, hace una concesión a la historia al incluir un sello con 'Santa Isabel Raínha', y el precio en escudos, elemento que nos conecta el pasado reciente. La ruptura de la armonía de la serie queda compensada por el significativo enriquecimiento iconográfico.


Esta línea expresiva se contrapone a la otra, de iconos-casa, islas de lo estático, insertas en jaulas. Quiere la artista analizar este mundo desde la comunicación, desde las casas ‘sem identidade, sem fenestras e sem portas’, encapsuladas entre rejas, desde las que, con la net, nos relacionamos con el mundo, de manera inalámbrica, a través de Smartphones, consolas, y pc’s.



Es la búsqueda ‘dum espazo que talvez non achemos’. Los sobres son así el mundo que estamos perdiendo, con todo lo que supone de historia personal en el tiempo, caligrafía y papel, también matasellos y sellos, incluso la elección de la tinta, lo que le da a la comunicación un marchamo expresivo lleno de sutilezas...



Es 'Encruzilhadas' una mirada inteligente y reflexiva, creadora, también reveladora de Sandra Mónica Figueiredo de Oliveira. Doctora en Artes Plásticas por Salamanca, tras haberse licenciado en su Universidad de Porto, por la que es asimismo post doctorada en Educación Artística, campo central de su investigación desde las artes plásticas y la pedagogía. Es el suyo un camino fascinante pues como artista tiene la posibilidad de transformar en algo real lo que bulle en su cabeza, objetos perceptibles transmutados en símbolos. Luego, al presentarlos en sociedad, puede seguir su estela desde la educación artística y la cultura visual. Las formas plásticas que Oliveira ha ido creando desde hace más de una década, y ha revisado para nosotros, responden a su camino vital de artista, docente comprometida y madre, en un todo inseparable.


La vida es en esencia movimiento, todo existe una única vez, y lo nuestro es seguir la senda, marchar hacia delante. Aquella está aquí, en el Jardín, dónde los senderos siempre se bifurcan... Toda encrucijada es una oportunidad para la elección.


viernes, 28 de julio de 2017

Barreiro en Ourense




A la Sala Visol, también desde el agua, aunque esta del mar de Vigo, llega Jº Mª Barreiro.
Casi de puntillas, el reconocido artista trae un elenco de su conocido mundo figurativo de gaiteiros tradicionales haciéndola sonar, bodegones de flores, guitarra y acordeón, con espejo y ventana al fondo; y parejas, ella clara, el oscuro, hablando quizás, abrazándose desde la palabra, primero, a veces el pintor pintándola desnuda, en pose, a veces sola..., la música latiendo entre las negras líneas de los abocetados dibujos.


Los intensos campos color de aquel Fauve de hace cien años, tan sugestivos siempre, que fue vanguardia con el estilo del Cubismo, lenguaje de Picasso que demuestra asimismo conocer Barreiro, rostros mitad de frente mitad en perfil. Son obras de pequeño tamaño, y empeño, con alguna mayor, en la que deja vez la potencia y calidad de su ‘tinto de Cela’.


martes, 25 de julio de 2017

La Bienal Internacional de Çerveira en Ourense

XABIER LIMIA DE GARDÓN
ARTE ET ALIA




Viajar para abrir mundos, los nuestros, ampliar vidas con la percepción de otras, en los nuevos paisajes, espacios de relación. Así es nuestra propuesta de arte, en la víspera del Señor Sant-Iago, patrón de las Españas, fiesta mayor de Galicia. Desde el agua como vehículo, Vila Nova de Cerveira, en Portugal, donde el río Miño es ya minhoto, aguas compartidas, y tierras, como en la insua da Boega, y también el nuevo puente internacional hacia Goián, Pontevedra. La pequeña y encantadora villa del norte del vecino país es un punto de atracción artística internacional desde su Bienal de Arte, que suscita atención y genera movimientos turísticos en un público interesado, lo que provoca un incremento en la economía de la zona desde el consumo, vino y gastronomía: cultura es riqueza. Hay para ello una decidida apuesta por parte de distintos organismos públicos, lo que la han convertido en la más antigua de Portugal, y de la Península Ibérica, ‘en termos de actividade’.











El título de la Expo es 'Entre o pincel e o rato' (de ordenador, of course).

















Llega así hasta el Centro Cultural de la Diputación una muestra procedente del Mº Bienal de Cerveira que se basa en la XIXª


Bienal, cuyo tema central ‘Apropriações da arte popular’ se enmarca en el contexto ’Da Pop Arte ás trans-vangardas’.






En las dos grandes paredes de la sala baja está la ‘pintura monumental’, por sus dimensiones (425x217 cm), diez mundos de arte, cinco en cada una, acrílicos en tela realizados en 1999, de Augusto Canedo, Acácio Carvalho, Ana Cristina Leite, Jaime Isidoro, Francisco Trabulo, Henrique de Vale, Sobral Centeno, Rui Aguiar, Miguel D’Alte y Adriano Mesquida, una propuesta de la movilidad transformadora del arte desde el gigantismo en la escala, susceptible de colocarse en exteriores. 




Comparten la sala agradecidas muestras plásticas, caso de ‘Personagem com estigmas’, que aúna escultura y pintura sobre tela, obra de 1992 del mencionado Trabulo; ‘María VII’ de Gerardo Burmester, 1989, de intenso rojo sobre madera pintada y dintel de cuero.





Más singular es la de Inez Winjnhorst, sugestiva obra monocroma de 1999, con mensajes en pequeñas viñetas, que son como retales al modo patchwork. Completan el interesante elenco de obras dos más en formato video: el de Ututu, y el de Beatriz Pérez con Kirenia Martínez, respectivamente, de 2009-10, que son lo más reciente de esta sugerente selección.

viernes, 21 de julio de 2017

Bajo el parasol, con Masriera y Marty


A la paya iban las élites...


 Lluís Masriera: "Sombras reflejadas", 90 x 131cm. Museo Nacional de Cataluña, Barcelona.


 "A l'ombre du parasol", por André Édouard Marty:


miércoles, 19 de julio de 2017

BUCIÑOS E A METAFÍSICA DE CASARES NA ÍNSUA DOS POETAS

XABIER LIMIA DE GARDÓN
ARTE ET ALIA





Abofé que a morte non existe, e Buciños demóstrao coa súa inspirada lembranza de Carlos Casares para a 'Ínsua dos Poetas'.


O seu é un monumento á obra escrita, o vestixio dun ser que loitou, e aloitou, coa vida, e as palabras. Desde 2012, en que morreu, o Carlos que foi palabra, e alento, xa é sombra.







Ese home que coñeceu, e tratou coas súas continxencias humanas Manolo de Buciños é, por mor da súa obra escultórica, expresión do seu sentir, pegada humana harmoniosamente definida, coa man e antebrazo,...

O desexo de Manolo de Buciños de que a emerxa da terra nai...
... que anticipan un corpo rexo e forte, que emerxe da terra, como a rocha na que se asenta. 















A obra nace en Madrid, onde foi fundida... Manolo de Buciños,
dende a altura física e moral dos seus case 80 anos, contemplaa...
Así, con esta parte dun todo corporal, agora incorpóreo, que se abre coa palma cara o leste e que sosterá, en breve, un libro... Como o que lle deron aos premiados, en pequeño tamaño, a escala. 









Man destra, aberta, feita para soster, man que apertaba a vida, estreitándolla aos amigos, acariñando as mulleres, e fillos, man colleu o lapis, e as plumas, das que tanto gustaba, e gastaba, como os puros habanos...

Esa man que era mau de limiau, e que foi mau de acordo, contén a esencia dunha vida que se explicará no libro-símbolo e o texto ‘Galicia, país de palabras’, que centra dende o título dun dos seus, ‘Un país de palabras’, a cerna do seu quefacer cotiá, Galicia. 




Perra ante que inaugurada o sábado 15 de xullo último pasado, coa firma autógrafa de Tosar e data 17 de mayo de 2009, 'Día das Letras Galegas, adicado a Ramón Piñeiro'.
Explicitará o desexo de coincidencia de Piñeiro e Casares, como tamén o estuvieron en vida...
A caluga de Tosar. E no fondo o cartaz da IX Festa da Palabra,
coa foto aquel, con barba, e C. Casares.






No entorno desta finca chamada de vello Eixán, e Ínsua dos Poetas dende 2009 pola vontade de Luís González Tosar como ‘espazo público de cultura’ para que tódolos os que o desexen poidan desfrutala percorréndoa con liberdade, e a carón da memoria de Blanco Amor, Díaz Castro, Francisco Luís Bernárdez, Celso Emilio, Pura e Dora Vázquez, e os precursores Curros, Pondal e Rosalía, con monumentos alusivos, está xa o Casares escritor e personaxe pública contemporánea. 



Logo dos fastos do seu Día das Letras Galegas no pasado maio, e dos libros que lle dedicaron Ramón Loureiro, Henrique Monteagudo e outros, chega Manuel García Vázquez de Buciños e chanta para a nona Festa da Palabra nesta carballeira xa senlleira da Esgueva de Madarnás, nas terras do Carballiño, unha obra nacida para ser o intersignum da mesma. A ‘convivio’ anual da Literatura e da Arte con música solemne dos Himnos de Galicia e de Ourense, interpretados polo grupo de gaitas do xoven mestre Marco Foxo, no silente falar da natureza. 






Aquí as abellas, e paxaros, evocados por Antón Pulido na quenda de palabra como artista premiado desta volta, cos seus lurbións de Bóveda de Amoeiro no eixo do seu bucólico discurso, noutras partes ouriolos, fanse presentes no sol do verán. Dende a súa evocación, achegounos á música e o voo de recolleita do melifluo néctar, que está na escolla de Buciños quen, dende o pequeno corpo de Carlos Casares Mouriño transformouno coas súas artes nun corpo que xermola e medra pois sínteo verdescente. Eis agora, dende esta sinécdoque metonímica de Manolo Buciños en forma de alegoría artística que nos podemos decatar que era un xigante que camiñou entre nós. Para residir na terra e, dende a lingua, con nós para sempre.
Miguel Anxo Fernán Vello, poeta premiado.